viernes, 19 de mayo de 2017

Robocop 2.

Aprovechando el filón los estudios no sólo lanzaron una continuación de la película original sino que también tocaron el palo de los videojuegos con dos de los actores que ya triunfaron con el primero: Data East para las recreativas y Ocean para los ordenadores domésticos y consolas. Este juego contó en 1991 con dos versiones más o menos distintas. Una fue la de ZX Spectrum y Amstrad CPC (y Amiga y Atari ST) que consistía en un plataformas de pegar saltos y demás, mientras que en Commodore 64 y NES, por ejemplo, se volvía a los orígenes del ‘scroll lateral’ con tiros a destajo.


Robocop 2 lo jugué mucho en recreativa y llegué a pasármelo con un solo crédito para adoración eterna de los mirones, aunque por desgracia no he podido emular esa partida épica en MAME, el tiempo no pasa en balde. Pero lo cierto es que ahora no me motiva demasiado, me conformo con pasármelo con un par de veces para hacer la reseña. El juego es más difícil que el primero, en primer lugar porque las fases de bonus son más complicadas y aunque suceda un milagro y las termines con un 100% de acierto no aumentan tu barra de vida como en el primero, te dan una vida extra. Los controles también han cambiado, hay dos botones de acción para disparar a izquierda y derecha, y un botón de salto. Luego tienes un puñetazo en distancias cortas y una presa que te da un momento de invulnerabilidad y que hay que dominar para poder superar los últimos niveles.

El juego tiene cinco fases más dos de bonus. También hay un par de zonas tipo Cabal intercaladas en la primera y tercera que son bastante jodidas. Los enemigos finales si no vas con un arma potenciada te destrozan con facilidad. Y para más inri el enemigo final del juego, el ciborg asesino de la película con el cerebro de Caín, te persigue durante toda la fase con el añadido de la presión del tiempo, muy justo para terminar la fase, lo cual implica que en vez de tomártelo con calma y estar a la defensiva disparando de forma cómoda tienes que ir al cuerpo a cuerpo. El juego a dobles es mucho más fácil porque los enemigos tienden a salir a la vez por ambos lados y cada uno de los jugadores se puede encargar de su zona, pero cuando vas solo es mucho más complicado. Como curiosidad en la versión japonesa hay una introducción en la que juegas la primera pantalla de Robocop 1 enfrentándote con el robot Ed-209 y luego acabando de un disparo con "Dick" Jones. Además las armas especiales tienen más disparos, de seis pasan a tener solo dos en la versión occidental.

En cualquier caso es un juego muy divertido, solo hay que echar un vistazo a los enemigos para echarse una risa: los omnipresentes punks con hachas, unos tipos vestidos de cuero que nos lanzan máquinas recreativas encima (¿?), motociclistas, zombis que nos electrocutan (¿?), robots asesinos, etcétera. Y no puedo dejar de referirme a ese momento en que nos pasamos el juego derrotando a Caín en su versión más hardcore y le hacemos un fatality aplastando su cerebro entre las manos. Bien.

            En resumen, no es un mal juego, pero no es tan mítico como el primero, lo cual juega mucho en su contra, internet es una buena forma de templar el interés y del primero hay miles de gameplays (espero olvidar pronto el que vi de Amstrad CPC), reseñas, etcétera, pero su segunda parte ha pasado mucho más inadvertida y apenas hay información. Una razón más para que aparezca en este blog como pequeño aporte a los amantes de lo retro. También hay que decir que salieron más partes, pero está vez solo para consolas y ordenadores: Robocop 3 (1992) y al año siguiente: Robocop vs The Terminator. Con ese título ya os podéis imaginar porque fue el último. Sin embargo once años después se intentó una especie de reborn en 3D para PlayStation 2 y Xbox que se pegó un trastazo considerable tanto de críticas como de ventas. Por último hay un juego gratuito para móviles que salió para publicitar el TERRIBLE remake del 2014, pero he preferido no investigar demasiado. Está claro que la franquicia lleva años muerta.

            En resumen, dos adaptaciones de películas muy interesantes, el factor de la nostalgia afilando el recuerdo del primero, ensombreciendo un poco la segunda parte, pero ambos muy gratificantes de jugar. Hasta el siguiente análisis ;)

Tiempo de partida: 33:20
Dificultad: Normal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario